BIOGRAFIA


TRIANA,UNA HISTORIA

 

Formación
Jesús de la Rosa Luque: voz y teclados
Eduardo Rodríguez Rodway: voz y guitarra
Juan José "Tele" Palacios: batería y percusión


Jesús de la Rosa Luque

Nació en 1948, voz principal y teclado del grupo.

Jesús de la Rosa perdió la vida a los 35 años.

 Era una figura grande dentro de la música,

pero el olvido pronto se hizo progresivo

hasta el más completo silencio.

Jesús de la Rosa no sólo formó TRIANA.

Fue fundador de un grupo sin importancia,

llamados “ Los nuevos tiempos “ ,

en los años 60. Llegaron a grabar

alguna composición, tres en concreto,

y sólo una escrita en castellano.

 

Ya en Madrid conoce a varios músicos,

intentando entrar en el grupo “ Los Bravos “.

Fue rechazado por su acento aflamencado.

Pero más importante es la formación

Tabaca, auténtico antecedente de lo que fue TRIANA.

 Allí conoció a Eduardo Rodríguez,

en 1973. Pero este grupo pronto

acabó dando paso a Jesús y a Eduardo el pensar

 en formar un nuevo grupo: TRIANA,

con "Tele" Palacios como batería y percusión.

Se convirtieron en una banda que sin quererlo,

revolucionaron la música española.

Tras nueve años haciendo música,

 la banda llega a su fin con el accidente

 de De la Rosa en octubre de 1983.


Eduardo Rodríguez Rodway

Nació en 1945, guitarra y voz del grupo.

Comenzó en el grupo “ Los Payos “.

 En el verano del 69 salió a la venta

"María Isabel", uno de los mayores éxitos

de toda la historia del "single" español,

 compuesta por los "Payos" Luis y Josele Moreno.

Hay una canción "Compasión" compuesta

por Eduardo de gran belleza musical

 pero no obtuvo es éxito merecido

Lo mismo le pasaba con TRIANA.

 Compuso varias canciones, menos

en el primer disco "El Patio" en todos aparece

 alguna canción compuesta por Eduardo

tal vez su mejor canción sea

"Del Crepúsculo lento nacerá el rocío",

single del segundo disco

"Hijos de agobio".

Antes de Triana,Eduardo participó en el grupo

Los Flexor's “. Después en “ Los Payos “.

Una larga carrera de canciones con éxitos

pero sin satisfacerle. En Los Payos,

 Eduardo conoció a Tele,

que les acompañó como músico a sueldo;

y tras la disolución entró en

Tabaca “,

 

donde coincidió con Jesús.

Este sería el embrión de TRIANA...

Y tras TRIANA, intentó volver a formarlo

sacando dos discos en 1986 y 1987

Eduardo ya está retirado de la música.

Su carrera, acabó con Triana.


"Tele" Palacios

Nacido en 1944, batería y percusionista del grupo. Nació en Cádiz

(concretamente en el puerto de Santa María) su nombre es

Juan José Palacios Orihuela apodado "Tele".

Con 16 años tomó la guitarra en “ Los Jerrys “

con los que duró un par de actuaciones, y en breve pasó por

 “ Los Players “, “ Los Bombines “ y “ Los Sombras “,

para desembocar en “ Los Soñadores “.

De los componentes de TRIANA

fue el que más experiencia obtuvo en otros grupos.

Fue en “ Los Soñadores “ donde Tele adquirió prestigio como baterista.

Entró en “ Los Payos “, donde triunfaba la canción "María Isabel"

y donde coincidió con Eduardo.

 Más tarde pasaría por Gong,

donde coincidió con Manuel Marinelli (posterior Alameda),

Luis Cobo ("El Manglis", posterior “ Guadalquivir “ y colaborador de Triana)

y Manolo Rosa (posterior Alameda y bajista con Triana).

 En las grabaciones de Gong aparecen ya temas firmados por Tele.

Entró en el grupo “ Gazpacho “ de Enrique Carmona.

Se empieza a hablar de "flamenco progresivo". Después... Triana,

donde maduró como músico (el zapateao a la batería de "Abre la puerta"

sería suficiente para otorgar a Tele un lugar en la historia de la música española)

y su período de mayor estabilidad. El resto de su historia es bastante triste.

En homenaje a su amigo Jesús, lanzó al mercado un disco llamado

 "Tengo que marchar"

con canciones de TRIANA antes

del lanzamiento de su primer LP "el patio" y los seguidores de

TRIANA se sintieron decepcionados con "Tele" del que pensaban

 que lo hacía por interés económico. En 1994 Tele refundó Triana.

Y lo hizo sin ocultar los motivos económicos. Dos discos lanzados

"El jardín eléctrico" en 1997 y "En libertad"

 en 1998 pero sin ser el verdadero TRIANA.

En la madrugada del 8 de julio del 2002 "Tele"

murió con tan solo 57 años

a causa de un infarto de miocardio,

después de un concierto ante 3 000 personas

en la localidad sevillana de Lora de Estepa.

El embrión de Triana aparece en " Tabaca ",

agrupación surgida allá por 1973,

este fue un grupo creado sin una orientación

 musical clara, que desapareció en el 74

 tras algunos singles fracasados.

En sus últimos meses Tabaca, afincados en Barajas,

fueron Emilio Souto, Eduardo Rodríguez y Jesús de la Rosa.

 Los tres cantaban y además los dos primeros tocaban la guitarra.

En principio pretendían ser un grupo de armonías

 vocales estilo Crosby, Stills, Nash & Young,

pero sus intereses chocaban con los proyectos de la CBS.

 A falta del hit que les lanzase

 en el mercado masivo de ventas, se veían obligados

 a sobrevivir como músicos de estudio

y haciendo coros en otros discos.

A Emilio Souto le surgió la oportunidad

de integrarse en el estrafalario proyecto

"Desde Santurce a Bilbao blues band"

y no lo dudó. Eduardo y Jesús, ambos sevillanos,

 decidieron volver a Sevilla

a intentar una nueva aventura.

Para entender la idea que Jesús tenía

para el nuevo grupo es necesario analizar

la realidad musical de España en aquella época.

 En la industria discográfica se concebían como compartimentos

estancos el mundo del flamenco, el pop español (entonces "música ye-yé"),

 y la eterna búsqueda del nuevo Black is black (la canción española

de mayor repercusión mundial antes de La Macarena),

cantando en inglés y con instrumentación copiada al movimiento beat.

El mismo Jesús había sido cantante en

una versión de supervivencia de los Bravos,

 y no llegó a cuajar porque no sabía

prescindir de su deje aflamencado.

Y el proyecto para Triana era cantar

 como él sabía (en Triana me olvidé

de aprender a ser cantante

y me puse a cantar, declararía años después),

y tocar el órgano como él sabía, y que Eduardo

 tocase la guitarra como él sabía.

 Y necesitaban un batería que no tuviera

 que aprender a acoplarse a su música,

 sino con un aprendizaje previo que le

permitiera también hacer lo que ya sabía.

 El candidato ideal era Tele Palaicos,

otro sevillano veterano forjado

 en una larga trayectoria de grupos y estilos, que había coincidido

con Eduardo en Los Payos, y que compartía con ambos el gusto

por lo flamenco y por lo progresivo.

E incluso en principio contaban

con los entonces semidesconocidos

Lole y Manuel, con los que

Tele había empezado a diseñar un proyecto similar.

 

 Según Tele, el espíritu musical

 de Triana quedaba plasmado en

una conversación telefónica

"fundacional" con Eduardo, y se resumía en

"El Manuel Molina y tú tocáis la guitarra,

el Jesús, los teclados y canta, yo a la batería

y la Lole de vez en cuando zapateando."

El "rock andaluz" no es por tanto el objetivo inicial.

El objetivo es "hacer lo que sabemos" (música callejera sevillana,

 diría Jesús) pero de los teclados de Jesús

y la batería de Tele tenía que salir música progresiva,

y con la guitarra española de Eduardo,

 la voz de Jesús y, en principio,

Lole y Manuel, el aire flamenco estaba

asegurado. Lo de Lole y Manuel fracasó

tras algunos ensayos. La alternativa

fue Manolo Rosa, que si bien no quiso

integrarse de pleno en la aventura fue

durante casi toda la carrera del grupo

 el bajista y cuarto Triana a la sombra.

Constituido el grupo como terceto,

 surgió el nombre a propuesta de Tele ("Chicago son de Chicago

y se llaman Chicago, pues yo soy de Triana") y volvieron a Madrid,

 donde podían sobrevivir con lo justo tocando por muy poco

dinero en el Picadilly y algunos locales más.

Así fue como Triana nació en el año 1974,

cuando España necesitaba un cambio en la música,

el grupo con el nombre del barrio sevillano,

"TRIANA". Fundaron dicho grupo y con él sin quererlo directamente,

 un nuevo estilo música, el "Rock Andaluz".

Pese a las penurias económicas decidieron financiarse un disco,

que grabarían en el verano de 1974, con la ayuda de Teddy Bautista,

en los estudios Kirios. La aportación de Teddy fue

fundamental en los primeros tiempos de Triana.

Él los introdujo en Kirios, les prestó el entonces avanzado

equipo de teclados y sonidos sintéticos de Ciclos,

e incluso les diseñó algunos sonidos de melotrón.

En aquel single (Bulerías 5x8 - Luminosa mañana) quedan definidas

las pautas musicales del sonido que caracterizó a Triana:

Canción andaluza con guitarra española, voces flamencas y palmas,

 envueltas en teclados y efectos propios del sonido progresivo a la moda en Inglaterra

(Triana, sobre todo Palacios, nunca ocultaron su devoción por Pink Floyd).

Era un sonido en el que nadie creía (el single fue rechazado

por EMI, CBS, RCA, ...) y que encontró refugio en el sello experimental Gong

que dirigía Gonzalo Garcíapelayo para Movieplay.

Gonzalo Garcíapelayo sería otro

de los nombres clave para Triana.

 En su avidez por los sonidos nuevos

(aceptaba casi todo el material que le llegaba)

se animó a producirles un disco de larga

duración sin esperar a comprobar

 el fracaso del single. El resultado es " Triana " ,

 disco que con el paso del tiempo

 fue rebautizado como “ El Patio “, pues así

fue conocido popularmente,

debido a la portada dibujada por Máximo Moreno.

El disco es considerado como una de las grandes obras del pop español, pero su éxito

 fue un proceso lento. La falta de promoción en los medios hizo que el mismo pasara

casi desapercibido. Triana sobrevivió a base de mucha actuación en directo

y alguna esporádica participación como músicos de estudio.

La salida del anonimato se fue produciendo por sí misma.

Fue un caso de promoción callejera espontánea. Los que veían

a Triana en alguna de las muchas actuaciones de 1975 hablaban

unos con otros de "un grupo flamenco que suena como King Crimson".

Los singles podían escucharse

en los bares y pubs (una maniobra

 comercial usual era regalar singles a los propietarios de establecimientos

 con sinfonolas, y hasta el tercer disco puede decirse que éste fue

el único apoyo promocional que recibieron de la compañía);

y las ventas fueron creciendo de forma moderada pero sorprendente.

1976 comenzó con la presentación de Triana en Madrid,

con llenos en las discotecas MM y Argentina, habituadas a actuaciones de rock duro.

 El "mito" Triana comenzaba a adquirir entidad, aunque de momento sólo a nivel marginal.

Y las ventas del disco seguían, muy lentamente, creciendo.

Así, según el productor Gonzalo Garcíapelayo, desde la salida del disco hasta

la primera liquidación en Junio de 1975 el número de ejemplares vendidos fue 29,

y en la siguiente liquidación, 73. Y pese a que el boca a boca empezó a funcionar

 y al final de año se contabilizaban unos miles de ejemplares, el disco pasó pronto a las rebajas.

 

En 1977 lanzaron al mercado "HIJOS DEL AGOBIO" que tuvo mucho éxito.

Tanto fue, que lo consideraron mejor disco y mejor grupo latino del año;

 además, este éxito acarreó consigo el primer disco. Ésta fue una gran obra que,

además, cuida mejor los aspectos comerciales que “ El Patio “.

La canción elegida como single (Rumor) resulta de fácil escucha

y temática muy actual en el fin del franquismo ("la guitarra a la mañana le habló de libertad"),

 y pese a no ser difundida por radio, pronto se convirtió en una

de las canciones habituales de las sinfonolas. El L.P.

se vendió mejor que el anterior, y arrastró a éste en las ventas,

 pasando a ser ambos los más vendidos y quizá los únicos rentables de la serie Gong.


1978 sería un año clave en la música española, no solo para Triana,

sino para todo el movimiento rock español. Si bien la serie Gong

era comercialmente un fracaso, algunas compañías apreciaron posibilidades

de futuro a la música hecha en España, con grupos españoles,

y algunas discográficas repitieron la experiencia

de Movieplay, creando catálogos subsidiarios

para editar a los nuevos grupos bajo sello claramente

diferenciado del principal. La cabeza visible

 del movimiento fue Vicente Romero,

 que hizo en el sello Chapa de Zafiro, y con más fortuna,

lo que Gonzalo Garcíapelayo había hecho tres años atrás con Gong en Movieplay.

El mercado se llenó de discos de rock español, y nombres como

empezaron a hacerse un hueco en el mercado.

 Unos y otros (los de Gong y los de Chapa), con ilustres nombres

añadidos, como Miguel Ríos, se embarcaron en una exitosa gira promocionada

por la marca de vaqueros Red box (Las "noches rojas").

 La marca de vaqueros exigía la presencia de Triana,

con libertad para el resto de nombres. Era el momento de apostar

por la promoción masiva con ciertas garantías de éxito.

Para el tercer disco la compañía se volcó: Jingles en la radio,

anuncios en periódicos y revistas, actuaciones en Aplauso,

Pop-grama, El gran musica, y un single "promocional - prohibida su venta"

para regalar por todas partes.

Así fue como al final en el año Triana 1978 saca su tercera obra "SOMBRA Y LUZ",

 que mantuvo el estatus de “ Hijos del Agobio “. TRIANA hacía eco entre

los más jóvenes llegando a vender 300 000 copias, consiguiendo así tres discos de platino.

 

“La apoteosis fue el 30 de septiembre. Tras una semana siendo machacados

por la SER con aquello de "Domingo por la mañana...

 Triana" para promocionar el acto de entrega de los tres discos de platino

 en el Parque de atracciones, nos juntamos allí más de treinta mil personas

abarrotando el auditorio, los tejados, los árboles... y una actuación para la historia.

La anécdota de la jornada la protagonizaron Leño, invitados a recoger un premio,

a los que se preguntó por el mejor grupo español del momento.

Todos entendimos que el guión estaba preparado y la respuesta

"Triana" era obligada; y Rosendo y sus muchachos respondieron:

"Tal vez Cucharada" (aprovecho estas lineas para recordar aquel magnífico

 "El limpiabotas que quería ser torero", y alegrarme de que 13 años

después Manolo Tena tuviera por fin el éxito

que merecía con el disco Sangre española.) “ . Manifiesta Maller.

 

La música de este disco es más oscura y experimental que en los

discos anteriores, con elementos de jazz (Sombra y luz)

y mayor presencia de la guitarra eléctrica (Una historia).

Sólo uno de los temas (Quiero contarte, reescritura en cierto

modo de Abre la puerta) mantiene cierta frescura pop.

 

Durante los años 1979 y 1980 las cosas habían sido muy distintas.

Las legiones de seguidores del movimiento anglosajón catalogado

bajo las ambiguas etiquetas de ROCK SINFÓNICO o ROCK PROGRESIVO

descubrieron que esas mismas pautas musicales, basadas en largos desarrollos instrumentales,

con letras intimistas y mucha experimentación, que convirtieron en objeto

 de culto las obras de KING CRIMSON, JETHRO TULL, PINK FLOYD,

podían ser compatibles con las raíces folklóricas y la lengua hispanas.

Y para muchos ese descubrimiento tuvo su nombre propio en forma de disco: SOMBRA Y LUZ.

 

La realidad era que el apoyo promocional hizo que muchos españoles

conocieran SOMBRA Y LUZ. E incluso había alguien que conocía

 a alguien que había comprado tres años atrás en las rebajas por veinte pesetas

 un fracaso comercial llamado EL PATIO que al parecer era el no va más.

 

Así quedó el terreno preparado para el boom del rock andaluz del año 79.

Este fue el año del SOMBRA Y LUZ, pero también de MEZQUITA, ALAMEDA y MEDINA AZAHARA.

Un movimiento que comenzó en la marginalidad

se asentó como la más importante propuesta musical española.

 

Los años siguientes Triana se dedicaron a aprovechar el momento.

 De sacar un disco cada dos años. Sin embargo

en éstos descuidan los aspectos más artísticos,

prescindiendo del productor, del portadista, ... y hacen una música

 más "blanda" y asequible, con temas estrella como "Tu frialdad" o "Una noche de amor desesperada"

concebidos para sonar más por la radio y vender.

Pese a las masivas ventas todo el mundo está de acuerdo

 en que “ Un encuentro (1980) “, con algunas magníficas canciones,

tiene demasiadas que suenan a relleno. Y el de 1981, titulado simplemente Triana,

es lo menos depurado grabado por el trío. Entre medias, la recopilación

"Quinto aniversario" cumple la función de todas

las recopilaciones sin aportar nada nuevo.

 

En 1981, TRIANA sacó su penúltimo album,

"TRIANA" ( conocido como un mal sueño ),

que pasó la peor época del conjunto. La música del grupo sufrió una variación

y los fans se vieron decepcionados.


En este mismo año, TRIANA lanzó al mercado

 su único disco en directo: "TRIANA en directo"

grabado en el Parque de Atracciones de Madrid. Es un disco bueno aunque

con los desperfectos normales del directo y que el avance

de hoy puede remediar al pasarlo a disco. Es la primera grabación

en directo que se produce en España, estuvo poco

tiempo en el mercado y se puede decir que es pieza de coleccionista.

 

1982 fue un año en blanco. Más preocupados por sus pequeñas

fortunas que por su música, los músicos dejaron

que otras propuestas musicales se adueñaron del mercado.

En 1983 hubo un tímido intento de renacer, pero que solamente convenció

 a medias a los fans. El gran público, más objetivo, simplemente lo ignoró.

Así fue como sale su último disco "...LLEGÓ EL DÍA"

en el que empezó a verse TRIANA en sus comienzos.

Se preveía que sería una transición a otro disco. Pero este disco esperado

nunca llegó a causa del fallecimiento de Jesús de la Rosa en octubre de 1983,

 el vehículo en que viajaba se estrelló contra un vehículo pesado,

 acabando con la vida de este gran artista, cuando venía por la carretera

de Burgos después de actuar en el País Vasco a beneficio

de los damnificados por las inundaciones de aquel año. En la canción

 "Llegó en día", sencillo del último álbum de TRIANA,

Jesús hablaba de cambiar su vida, de ser un hombre nuevo.

 

A partir de aquí, una historia que se repite en todos los casos similares:

 Necrofilia; intentos de vender todo lo vendible; disputas por el reparto del legado.

Un curioso disco póstumo (Tengo que marchar) con instrumentación

añadida a una grabación casera de la voz de Jesús de antes

de El patio, hubo de ser retirado del mercado por problemas legales

(algunas canciones eran esbozos de otras posteriores sobre las

que los derechos los tenía Movieplay). De una grabación privada con sonido

infame de un concierto de 1981 salieron dos versiones distintas

de un disco en directo con fotos del parque de atracciones en la carpeta.

 

Movieplay (hoy Fonomusic) siguió con reediciones

y recopilaciones periódicas. Al mes de morir Jesús se publicó una caja

 con los cinco primeros discos. Esta colección se reeditó

en 1988 a la vez que vieron la luz los seis discos agrupados de dos en dos en tres CD.

En 1991 salió otro doble recopilatorio titulado "Triana 92 - 18 años de música",

que se vio seguido por "18 años de música Vol. II" en plena fiebre Sevilla 92.

En 1995, la sorpresa: Una nueva recopilación, ésta vez en formato de doble

CD. Titulada como aquel single promocional mítico: "Una historia",

vendió más de cien mil copias. La selección de temas resulta muy adecuada,

y además la tecnología digital obligaba a los nostálgicos (que somos muchos)

a renovar los viejos vinilos destrozados por las agujas. Algo parecido puede

decirse de la recopilación de finales de 1997 "Una historia de la luz y de la sombra",

concebida como complemento de la anterior (entre ambas cubren todos

los temas de Triana salvo 8 muy poco representativos) y orientada para

ser uno de los regalos de moda el día de San José para los seguidores de Triana,

convertidos en respetables padres de familia veinte años después.

 

Luego de la muerte de Jesús de la Rosa Eduardo Rodríguez Rodway

inició una breve carrera en solitario sacando dos discos en 1986 y 1987 pero sin éxito

. Por otra parte "Tele" Palacios volvió a los escenarios con el nombre del grupo,

sacando en 1995 el recopilatorio Triana una Historia, junto a un vídeo documental.

 Le siguieron dos discos con nuevas canciones, que no tuvieron buena acogida:

Un jardín eléctrico (1997) y En libertad (1999).

La nueva formación de Triana incluía a "Tele" en la batería,

 Juan Reina a la voz y guitarra flamenca,

 Luis Cobo Manglis en la guitarra eléctrica,

Jesús Arispont al bajo y Rafael de Guillermo a los teclados.

 

Un jardín eléctrico fue grabado

 entre noviembre del 95 y marzo del 96,

y se publicó en marzo de 1997.

Todos los temas son de "Tele" excepto "Rock en la calle Feria"

y "Ser feliz" que fueron composiciones de Jesús de la Rosa,

que arregladas fueron publicadas junto a otras canciones

junto con el segundo disco de este nuevo Triana.
En Libertad y Jesús de la Rosa, Canciones Inéditas

Un año después este segundo Triana

 lanzaría al mercado un disco doble,

en los cuales el primero se compone de canciones propias,

repitiendo temas del trabajo anterior y el segundo

son canciones inéditas de Jesús de la Rosa.

 Estas canciones inéditas de Jesús de la Rosa tienen una explicación.

 Al poco tiempo de morir el artista sevillano,

encontraron entre sus pertenencias

 una cinta de cassette la cual utilizaba el cantante para componer.

Pues la cinta contenía temas, sin música claro está (posteriormente

 se le añadiría música a estos temas), que utilizaron los componentes

del Triana resucitado para publicar.

Todas estas canciones vienen

de un álbum anterior ("Tengo que marchar")

 publicado por Tele y Eduardo.


En la madrugada del día 8 de julio de 2002 Tele ingresó

en el hospital Ramón y Cajal de Madrid para ser operado

de una rotura de la arteria aorta, sin que se pudiera salvar su vida. Por tanto,

Eduardo es actualmente el único componente vivo de la formación original del grupo.

 " "Tele" Palacios falleció diecinueve años después de que muriera

su amigo y compañero Jesús de la Rosa. En la madrugada del día 8 de julio de 2002

ingresó en el hospital Ramón y Cajal, de Madrid, para ser operado de una rotura en la vena aorta,

 sin que se pudiera salvar su vida. Su último concierto lo dio en Lora de Estepa (Sevilla),

el día 5 de julio; después del mismo comenzó a sentirse enfermo.

Con él se va, también, una parte importante de la historia de la música andaluza y española,

un símbolo para varias generaciones de jóvenes españoles que creyeron

en la libertad y escucharon las canciones de Triana con la ilusión

y el convencimiento de que había un mundo nuevo detrás de las esquinas "....


 

La llama siempre seguira Viva